Hombre Alfa
Por que entendemos quien eres

Posición sexual que provoca más orgasmos en las mujeres

By | 5 septiembre, 2018

Posición sexual que provoca más orgasmos en las mujeres

Muy pocas mujeres alcanzan el orgasmo. Así lo ha puesto de manifiesto el estudio elaborado por Bijoux Indiscrets a través de la web ‘Librería de orgasmos‘. Según esta investigación, nada menos que el 22,5% de las féminas españolas no llega al clímax nunca o casi nunca durante las relaciones sexuales. Y no solo eso: el 52% lo finge al sentirse presionadas para alcanzarlo. De esta realidad solo es consciente el 84% de los hombres, pero ahora que ya lo sabemos todos, vamos a ponerle remedio.

La ‘cuchara que rebota’ es perfecta para los que quieran llevar la postura de ‘la cucharita’ al siguiente nivel. A muchos les vendrá a la cabeza que esta postura más que sexual es cariñosa, dormirpracticando esta posición puede ser una forma muy amorosa de hacerlo. Pero en lo que al tema caliente se refiere, la pareja se echa de costado y, de espaldas, el hombre se la introduce por la vagina. Si él se pega a la espalda de su compañera, se percibe claramente la imagen de dos cucharas encajadas.

La rodeará con sus brazos, que se sentirá totalmente arropada y querida por su pareja. El grado de penetración dependerá del ánguloformado entre el glúteo y la rodilla de la mujer, que podrá aumentarlo o disminuirlo a su antojo. Un truco para aumentar el placer en la postura de la cucharita es mantener las piernas muy juntas, lo que estimula el clítoris y el punto G. Si tienes ganas de innovar, puedes probar esta postura también con sexo anal.

Mejórala con un truco

La propia postura obliga a un encuentro con mucho contacto, imponiendo un ritmo lento con el que sondear las sensaciones que produce un cuerpo ajeno. Es, sin duda, una posición propia de personas que entienden el sexo como modo de compartir y que eligen apartar hasta de su intimidad pequeñas licencias violentas que los amantes más instintivos sí gustan en el lecho.

Mejórala con un truco

La propia postura obliga a un encuentro con mucho contacto, imponiendo un ritmo lento con el que sondear las sensaciones que produce un cuerpo ajeno. Es, sin duda, una posición propia de personas que entienden el sexo como modo de compartir y que eligen apartar hasta de su intimidad pequeñas licencias violentas que los amantes más instintivos sí gustan en el lecho.

Comentarios

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Redes Sociales

    Recomendamos