“Grooming” para novatos

a) MAXIMIZA LA DUCHA:¬†A Lester Burnham, la encarnaci√≥n de la crisis de los 40 magistralmente interpretada por Kevin Spacey en ‘American Beauty’, le gustaba aprovechar la intimidad de la ducha para entregarse a esos placeres que por definici√≥n solo se disfrutan en el abandono de uno mismo y la indigencia de la clandestinidad. Nada m√°s lejos de nuestro √°nimo que establecer juicios morales o censurar esos juegos solitarios. Qui√©n no ha echado alguna vez una partida al buscaminas, a falta de un mejor esparcimiento. Pero acu√©rdate de a d√≥nde le llevaron a este suburbial padre de familia la fruici√≥n onanista y el revuelo hormonal de la mediana edad. Ojo, spoiler: al final le pegan un tiro en la cabeza.

Sin que una cosa guarde relaci√≥n con la otra, existen mejores modos de aprovechar los diez minutos que dedicamos a diario a nuestra higiene m√°s b√°sica ‚Äďpor supuesto, hay opiniones‚Äď. Es algo tan simple como conseguir¬†un buen champ√ļ, un limpiador facial, un exfoliante para rostro y un gel de limpieza corporal con agentes hidratantes. Y luego usarlos. Bajo el chorro de agua de la regadera¬†todo es m√°s f√°cil de aclarar y da mucha menos pereza. Consid√©ralo una suerte de chapuz√≥n 2.0, adaptado a los tiempos que te ha tocado vivir. Los m√°s pro tienen incluso un espejo instalado en el cub√≠culo para afeitarse mientras cantan los √ļltimos √©xitos de Alejandro Sanz. Lo que pasa en la ducha se queda en la ducha.

b) TOMA EJEMPLO DE SUIZA: Pocos objetos hay tan chingones¬†como una navaja suiza. No solo son bonitas e ingeniosas, sino tambi√©n tremendamente √ļtiles. M√°s que la mayor√≠a de los gadgets que puedes encontrar en el mercado. Presume todo lo que quieras de las infinitas aplicaciones de tu ultim√≠simo iPhone 6S, pero a ver si encuentras alguna que sirva para abrir una lata de frijoles en medio del cerro. Pues eso. Dicen que todos los soldados suizos llevan una navaja suiza. Seg√ļn Cliff Clavin, el inefable cartero de la serie de tv ‘Cheers’, es la principal raz√≥n por la que nadie ataca nunca Suiza. Ser√°?. Con el suficiente valor y desprecio de tu propia vida, incluso podr√≠as afeitarte con una.

Pero no estamos aqu√≠ para proponerte que utilices ‚Äďliteralmente‚Äď una navaja suiza para tu grooming personal. Lo que queremos recomendarte es que abraces su filosof√≠a. Es decir, la de reunir todo el universo en un glorioso y √ļnico envase. Apl√≠cate en la cara un cosm√©tico que contenga agentes hidratantes, calmantes y antienvejecimiento y ver√°s el rostro de Dios. Am√©n de ahorrarte el after-shave y la crema anti-aging, como poco. Porque a los hombres nos gusta que nos lo pongan f√°cil y simplifiquen nuestras rutinas. Si, adem√°s, incluye filtro de protecci√≥n solar SPF15, miel sobre hojuelas. No te vamos a enga√Īar: con un producto as√≠ no podr√°s abrir una lata de at√ļn en escabeche. Pero casi.

c) HAZLO PLACENTERO: Es evidente que somos m√°s proclives a repetir aquellas conductas que nos resultan placenteras. Un tal P√°vlov ya descubri√≥ a principios del siglo XX que nuestro cuerpo aprende a anticiparse a las rutinas agradables segregando ciertos jugos y hormonas ‚Äďbueno, en realidad √©l se centr√≥ m√°s en los perros, pero le dieron un premio Nobel, que es lo que cuenta‚Äď. De hecho, si los orgasmos dolieran, es posible que ya nos hubi√©ramos extinguido. Queremos decir con esto que convertir los cuidados de tu piel en una obligaci√≥n fastidiosa es la manera m√°s f√°cil de fracasar en la necesaria constancia que se requiere para obtener buenos resultados a medio y largo plazo.

Por el contrario, si te planteas esas mismas diligencias como un ritual agradable es bastante posible que acabes repiti√©ndolas por puro gusto a lo largo del tiempo. Te aconsejamos, por tanto, que elijas con cuidado los tipos de texturas y fragancias que te resultan atractivas en un producto. Tambi√©n que reclames para ti unos minutos al d√≠a y los dediques √≠ntegramente a mimarte, sin ning√ļn g√©nero de culpa por no estar emple√°ndolos en otros menesteres. Mejor por la noche, toda vez que finiquites tus obligaciones. Prende unas velas arom√°ticas o m√≥ntate todo un spa en casa si hace falta. Medita, libera la mente de las cargas pesadas del d√≠a. Empl√©ate a fondo en alinear todos tus sentidos y emociones. Justo cuando lo consigas, vendr√° uno de tus hijos a tocarte las narices o tu chica a que le ayudes a abrir un tarro de vidrio. Pero al menos lo intentaste, ¬Ņno?

Comentarios

Related posts

Dejar un Comentario