Como dejar los traumas sexuales a un lado…

Como dejar los traumas sexuales a un lado…

Suelen ser muchas veces, las sensaciones que tuvimos en la infancia con respecto a nuestro cuerpo y sexualidad influyen en las relaciones de la actualidad. La sexóloga Luisa Tobar nos dice cómo despedirnos de los malos recuerdos y disfrutar el presente…

Con respecto a las experiencias sexuales negativas pueden marcar nuestra vida sexual de una forma permanente. En consulta atiendo muchos casos de personas que han sido victimas de relaciones sexuales malsanas, experiencias traumáticas o falsas creencias  que crean bloqueos inconscientes al momento de llevar una relación, lo que impide vivir una vida sexual plena y placentera.

Existe un sistema terapéutico conocido como terapia cognitiva que puede resultar útil si experimentas emociones negativas  frente a la sexualidad como, por ejemplo, ideas negativas sobre la masturbación o  las relaciones sexuales.

A continuación expondré algunas técnicas que te ayudaran en tu crecimiento íntimo sexual y su desarrollo. Cuando experimentes pensamientos o sensaciones encontradas frente a la sexualidad, trata de identificar qué emociones te produce esa idea, momento o percepción.1.  A medida que identifiques las emociones negativas que te producen estas practicas, asegúrate de que las has identificado correctamente, por ejemplo, ¿sientes repulsión o asco? Es posible que tu sensación se deba a conceptos de culpabilidad o vergüenza aprendidos en el pasado. Concretar lo que se siente es un paso importante porque un sentimiento general como el desagrado es difícil de cambiar, mientras que otro más puntual como el de culpabilidad puede reconsiderarse y cambiar.

2. Piensa de dónde viene esa emoción, ¿cómo has llegado a sentir estas emociones negativas hacia algo tan natural como es mirarse, tocarse, disfrutar tu cuerpo? Muchas veces estas emociones tienen su origen en eventos del pasado: en el momento de la emoción negativa, actúa una especie de condicionamiento cultural que viene de las experiencias vividas en la infancia y la adolescencia.

A muchas personas los padres, profesores o personas allegadas les han inculcado que el cuerpo no se debe “tocar”. En muchos casos a los niños se les prohíbe tocarse sus genitales cuando están curioseando, porque esta conducta aterroriza a los padres y llegan a castigarlos o avergonzarlos.

3. Observa desde otra perspectiva la raíz de tus pensamientos negativos. ¿Sigues creyendo que está mal tocarse y disfrutar de tu sexualidad?, o se trata de pensamientos irracionales, restos de experiencias y creencias negativas  de tus relaciones  pasadas, que no hacen parte de ti o fueron parte de un pasado que ya no está presente. Hay que preguntarse ¿cuáles son tus creencias y valores en la actualidad como persona adulta, en oposición a lo que reconocías  sin cuestionarte cuando eras una niña  frente a tu sexualidad?

Comentarios

Related posts

Dejar un Comentario