Alarmante aumento de preobesidad y obesidad en países en desarrollo

Alarmante aumento de preobesidad y obesidad en países en desarrollo

Seg√ļn un grupo de expertos en el tema del Reino Unido, el¬†aumento de¬†preobesidad y obesidad¬†entre los adultos de los pa√≠ses en desarrollo es alarmante.

El informe¬†Dietas Futuras,¬†del¬†Instituto de Desarrollo de Ultramar (ODI)¬†es un¬†an√°lisis sobre lo que se come en el mundo, y estima que¬†uno de cada tres adultos tienen alg√ļn grado de preobesidad u obesidad. En este sentido, el panel de investigadores lanza una¬†cr√≠tica a los gobiernos del mundo por no hacer frente a esta crisis, pues sostiene que un cambio es posible a trav√©s de las pol√≠ticas adecuadas. Como ejemplo, se apunta que la poblaci√≥n de Corea del Sur¬†‚Äúcomi√≥ 300% m√°s frutas y 10% m√°s vegetales en 2009 comparado con 1980, gracias a campa√Īas concertadas dirigidas por el gobierno‚ÄĚ.

Seg√ļn el documento, en los pa√≠ses en desarrollo¬†el n√ļmero de adultos con preobesidad y obesidad ha pasado de 250 millones a 904 millones en las √ļltimas tres d√©cadas. Estos n√ļmeros, apunta el estudio, tambi√©n contin√ļan en aumento en los pa√≠ses desarrollados, en donde¬†pasaron de 200 millones a casi 600 millones en el mismo lapso de tiempo.

A trav√©s del an√°lisis de los datos disponibles, los autores muestran c√≥mo¬†desde 1980 las tasas de preobesidad y obesidad se han duplicado en M√©xico y en China, mientras que en Sud√°frica han aumentado en un tercio. En t√©rminos regionales, apunta el informe, las tasas de preobesidad y obesidad en el Norte de √Āfrica , Oriente Medio y Am√©rica Latina han igualado a las de Europa.

Las implicaciones que esto tiene son enormes para la salud p√ļblica, explica Steve Wiggins, uno de los coautores del an√°lisis. ‚ÄúLas crecientes tasas de preobesidad y obesidad en los pa√≠ses en desarrollo son alarmantes. Seg√ļn las tendencias actuales, a nivel mundial,¬†vamos a ver un incremento en el n√ļmero de personas que padecen algunos tipos de¬†c√°ncer,¬†diabetes,¬†derrames cerebrales y ataques al coraz√≥n, poniendo una enorme carga sobre los sistemas de salud p√ļblica‚ÄĚ.

Los investigadores de la ODI sugieren que una raz√≥n por la cual los gobiernos est√°n fallando en hacer frente a la epidemia de obesidad en el mundo es que¬†los pol√≠ticos son reacios a intervenir en los h√°bitos alimenticios de la gente. Los gobiernos se han centrado en campa√Īas de sensibilizaci√≥n p√ļblica, pero esto no es suficiente, se√Īala el informe. Estas pol√≠ticas han sido¬†‚Äút√≠midos‚Ä̬†intentos, afirman los especialistas, si los contrastamos con las m√°s audaces y exitosas campa√Īas para limitar el consumo de tabaco en las naciones en desarrollo.

El informe puntualiza que¬†‚Äúobservando el espectro de pol√≠ticas que existen, parece que la regulaci√≥n y el gravamen fiscal son las pol√≠ticas m√°s efectivas en el tema de la dieta, pero estas pol√≠ticas son precisamente las menos atractivas para el p√ļblico y los pol√≠ticos‚ÄĚ.

dieta-mediterraneaPor esta raz√≥n, Steve Wiggins pide a los pol√≠ticos ser¬†‚Äúmenos t√≠midos‚Ä̬†y¬†tratar de influir de manera m√°s decidida en lo que la gente come.¬†‚ÄúEl reto es hacer viable una dieta sana, al tiempo que se reduce el atractivo de los alimentos que poseen un menor valor nutricional‚ÄĚ,¬†agreg√≥.

El¬†aumento en el consumo de az√ļcar, cita el informe, es una muestra del cambio significativo que ha sucedido en la dieta de las personas. Ente 1961 y 2009, el uso de az√ļcar y edulcorantes se ha incrementado¬†en 20%. Estados Unidos, B√©lgica, Pa√≠ses Bajos, Nueva Zelanda, Costa Rica y¬†M√©xico¬†est√°n entre los pa√≠ses con mayor consumo per capital de az√ļcar del mundo.

Otro indicador de estos cambios es el creciente consumo de grasas durante el mismo periodo. En el mundo en desarrollo, las¬†tasas m√°s altas consumo per c√°pita de grasa se ‚Äč‚Äčencuentra en Asia del Este y Sur de √Āfrica, sin embargo estos no son ni la mitad de la de los pa√≠ses industrializados.

Comentarios

Related posts

Dejar un Comentario